Breve historia de la Parroquia de
Nuestra Señora de Guadalupe

La parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe empezó como una misión de la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles en San Diego. Pues resultó que a causa de la revolución, muchos mexicanos habían cruzado la frontera y se establecían en la parte sur de la Parroquia.  El párroco de entonces no se sintió capaz de atenderles y pidió que se creara una misión especial para esa gente, así se fundó la parroquia en esa área limítrofe.

La misión de la Purísima se fundó en 1917 y al poco tiempo el Obispo de Monterey-Los Ángeles la hizo parroquia nacional para los mexicanos de San Diego con el nombre de Nuestra Señora de Guadalupe.  Como parroquia nacional, cualquier católico nacido en México o sus hijos podían venir a la parroquia para atención pastoral.  Casi todas las misas se celebraban en español, y los otros sacramentos y programas de formación en la fe también usaban el mismo idioma.  Católicos de todo San Diego acudían a la parroquia.

Poco después de que fue nombrada parroquia nacional, la parroquia pasó a la administración de los agustinos recoletos de España.  Ellos también recibieron ayuda de sacerdotes exiliados de México por la persecución de la Iglesia.  Los agustinos construyeron lo que es ahora el templo y atendieron al pueblo por unos 15 o 16 años.  El primer Obispo de San Diego Mons. Charles Buddy, decidió reemplazar los agustinos en 1938.  En 1940, vinieron dos sacerdotes jesuitas mexicanos para servir en la parroquia: P. Benjamín Silva como párroco, y P. Julio Vértiz para ayudarle.  Pronto llegarían jesuitas de la Provincia de California para trabajar bajo la administración del Padre Silva.

En 1946 abrieron una escuela primaria y secundaria en la parroquia.  Pronto muchos niños del barrio llegaron para recibir clases.  Pero con la destrucción de gran parte del barrio Logan debido a la construcción de la carretera, la escuela sufrió escasez de alumnos y se unió con la escuela de Nuestra Señora de los Ángeles para formar una sola escuela.

La Diócesis estaba cambiando durante este tiempo y a cada rato abrían otras parroquias que desarrollaban su ministerio en español.  Cada año se hizo menos necesaria una parroquia exclusiva para mexicanos cuando existían misas y programas en español en docenas de parroquias en San Diego

En 2010 el párroco Robert Fambrini, SJ. decidió pedir al Obispo que la parroquia recibiera un territorio para enfocar su ministerio y éste accedió a la petición.  A partir de entonces dejó de ser una parroquia nacional pero sigue siendo la parroquia del Barrio Logan/Logan Heights.